La responsibilidad de perseguir la delincuencia internacional

En febrero de 2010, ECCHR presentó una opinión de experto sobre la concurrencia de jurisdicciones en el derecho internacional en un proceso judicial en España. El informe fue preparado por ECCHR y el Prof. Dr. Florian Jeßberger, miembro del Consejo Asesor de la Universidad Humboldt de Berlín. Los tribunales españoles argumentaron su falta de jurisdicción para conocer sobre los crímenes internacionales cometidos en Gaza, debido a que las autoridades israelíes ya habían comenzado una investigación. El caso "Al Daraj" trata sobre el bombardeo deliberado por la Fuerza Aérea israelí en 2002 sobre una zona densamente poblada de Gaza, con la intención de matar a un presunto líder de Hamas. Como consecuencia de este ataque murieron catorce personas, alrededor de 150 resultaron heridas y un número considerable de propiedades resultaron total o parcialmente destruidas.

El informe de ECCHR afirma que, de acuerdo con el principio de jurisdicción universal en materia de crímenes internacionales, los Estados tienen competencia para conocer de aquellos asuntos que hayan ocurrido en otro Estado, cuando dicho Estado no realice unas investigaciones serias o éstas sean insuficientes . Esto es, terceros países no están impedidos para realizar otras investigaciones por el mero hecho de que el Estado donde ocurrieron los hechos conozca del asunto o ya haya puesto en marcha una investigación. La opinión de experto aclara que en el derecho internacional no existe una jerarquía entre las distintas jurisdicciones penales nacionales. El Estado ejercerá su competencia sobre la base de su soberanía o del principio de universalidad y no está obligado a dar prioridad a otro Estado sobre la base del principio de territorialidad. Sin embargo, hay una tendencia clara - y una preferencia política - a favorecer el principio de territorialidad a la hora de reconocer la competencia de los tribunales de un Estado. Sin embargo, para determinar la competencia sobre los crímenes universales, se debe cumplir con los estándares universales designados por tribunales regionales de derechos humanos. La realización de investigaciones inadecuadas constituyen un problema importante en el enjuiciamiento de los crímenes internacionales. Las consecuencias son a menudo un clima de impunidad que llega, incluso, en el peor de los casos, a dificultar un posterior enjuiciamiento. Por lo tanto, cualquier otro Estado tiene la responsabilidad de iniciar unas investigaciones cuando la instrucción llevada a cabo por el Estado donde se cometió el delito no se adecúe o no cumpla con las normas y los estándares universales.

Volver