El Caso Padilla y los Crímenes contra la Humanidad

La expresión “falsos positivos” ha sido utilizada para describir la práctica del Ejército colombiano de asesinar indiscriminadamente a una gran cantidad de civiles, para luego presentar sus cuerpos como bajas realizadas en combate, con el objetivo de inflar la cifra de resultados operacionales y obtener premios como ascensos y vacaciones. Estos crímenes se cometieron de forma sistematica y generalizada y por ello se clasifican como Crímenes contra la Humanidad. Hasta la fecha los militares de alto rango responsables de estos hechos, y también de los actos de sus subalternos, permanecen en la impunidad.

 

El General Freddy Padilla de León fue comandante general de las Fuerzas Militares colombianas, cuando los casos de “Falsos Positivos” crecían y el escándalo se daba a conocer. El General Padilla es presuntamente responsable por crímenes internacionales cometidos por sus subalternos, en tanto que no los evitó ni castigó.

 

Sin embargo, el General Freddy Padilla de Leon funge como embajador de Colombia en Austria, al igual que está acreditado en Croacia, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, República Checa y Hungría, y además en la Oficina de las Naciones Unidas en Viena. En virtud de su cargo diplomático, Padilla solo podría ser procesado penalmente si se le retira su inmunidad diplomática. En razón a éstas circunstancias, el ECCHR elaboró un dossier sobre el General Freddy Padilla de León y su presunta responsabilidad respecto de Crímenes contra la Humanidad. El dossier fue presentado a mediados de agosto de 2013 a los respectivos ministerios de relaciones exteriores, con la solicitud de que se le declare persona no deseada (“persona non grata”) y en consecuencia se levante su inmunidad diplomática. Desde que recibió el dossier, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Austria está investigando detenidamente las alegaciones y examinando posibles medidas diplomáticas.

 

En respuesta a la publicación del dossier, la Cancillería colombiana anunció que Padilla entregó su renuncia hace un mes, pocas semanas despues de la entrega del dossier, y que dejará su cargo y regresará a Colombia en noviembre de 2013. El ECCHR exige que en el proceso de acreditación del personal diplomático colombiano respecto del cual existan denuncias sobre su presunta responsabilidad en crímenes internacionales, se adelanten serias averiguaciones previas a la expedición de visas, incluso a través de nuestras propias autoridades judiciales y policiales competentes.