Satisfacción tardía: la sentencia del caso Elisabeth Käsemann

La Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro. 4 de Buenos Aires el 14 de julio de 2011 dictó sentencia en la causa penal de El Vesubio tras más de un año y medio de proceso. Héctor Ricardo Gamen y Néstor Humberto Martínez han sido condenados a cadena perpetua - veinte años y seis meses de prisión - por el secuestro y el asesinato de la ciudadana alemana Elisabeth Käsemann.

La joven alemana fue a Argentina en 1968/9. Allí se metió política y tras el inicio de la dictadura militar (24 de marzo de 1976) participó en la resistencia activa contra los militares. Después de su detención en la noche del 8 al 9 de marzo de 1977 se inició una campaña pública en Alemania con el fin de lograr su liberación. Esta campaña finalmente no tuvo éxito, entre otras razones por que el gobierno alemán no adoptó las medidas necesarias la Junta militar. En la noche del 23 al 24 de mayo de 1977 se recuperó el cuerpo sin vida de Elisabeth Käsemann, magullado tras semanas de torturas, en la localidad de Monte Grande.

Desde entonces, la familia Käsemann ha tratado por todos los medios de llevar antes los tribunales el asesinato de su hija. Los intentos de juzgar el crimen en Alemania a principios de los años 80 no tuvieron éxito. Tanto la denuncia por asesinato ante la fiscalía de Tübingen como la denuncia contra el ex Ministro de Asuntos Exteriores Genscher por denegación de auxilio fueron sobreseídas. Sólo los esfuerzos de la asociación de derechos humanos de Nuremberg, la Coalición contra la Impunidad. Verdad y Justicia para los alemanes y descendientes de alemanes Desaparecidos en Argentina, llevaron a una investigación seria en Alemania contra la dictadura militar argentina. Los abogados alemanes de las familias lograron la apertura de una investigación penal por el Ministerio Público de Nuremberg-Fürth. El tribunal de Nuremberg decretaba el 28 noviembre de 2003 en una decisión histórica varias peticiones de extradición contra cinco altos mandos del ejército argentino, incluyendo que al ex jefe de la Junta y el presidente Jorge Rafael Videla.

Inmediatamente después de las solicitudes de extradición alemanas, se decretaron numerosas órdenes de detención en España, sentencias condenatorias contra militares argentinos en Francia e Italia. Estas decisiones judiciales europeas junto con la presión ejercida por el movimiento argentino en defensa de los derechos humanos lograron derogar las leyes de amnistía de 1986/1987 emitidas en Argentina y abrir una serie de causas penales. Desde 2006, alrededor de 150 militares y policías han sido declarados culpables por violaciones de los derechos humanos.

El 26 de febrero de 2010 empezaró el juicio por el caso El Vesubio. La embajada alemana se constituyó en parte civil en el procedimiento llevando a su propio abogado en el caso Käsemann. Pese a lo notable que pueda ser la labor judicial sobre la dictadura argentina, ésta llega demasiado tarde para muchas de las personas afectadas. Los padres de Elisabeth Käsemann así como la representante de las madres alemanas de la Plaza de Mayo ya han fallecido. Poco antes de que se dictase sentencia falleció el principal acusado, Durán Sáenz. Los esfuerzos de los miembros de la familia Käsemann, de los grupos de solidaridad y abogados que han llevado una lucha ejemplar contra la impunidad por los crímenes de Elizabeth Käsemann han de ser reconocidos. La presente sentencia no será la última, en este caso, ya que a principios de 2012 se llevará a cabo el tan esperado proceso contra el exdictador Videla en el que una de las acusaciones es por el asesinato Elizabeth Käsemann. Miembros de la familia Käsemann son parte civil en el juicio contra Videla.

Volver