Procesos en curso en Argentina: Campo de Mayo

Una de las mayores investigaciones realizadas por el Poder Judicial argentino ha sido la realizada con motivo de las graves violaciones de los derechos humanos perpetradas en el complejo "Campo de Mayo", un área militar a 30 km. de la ciudad de Buenos Aires. De los miles de opositores al régimen allí encarcelados clandestinamente y torturados, sólo han sobrevivido unos pocos. Una gran parte de las víctimas pertenecían a uniones sindicales. Comités de empresa al completo de numerosas fábricas de los suburbios de la provincia de Buenos Aires fueron exterminados en Campo de Mayo. Entre los años 1976 y 1980, el complejo estuvo dividido en cuatro centros clandestinos de detención y tortura diferentes: El Campito, La Casita, La Prisión Militar de Encausados y el Hospital Militar, permaneciendo bajo el control del "Comando de Institutos Militares" a cuyo frente estaban los Generales Santiago Omar Riveros, José Montes, Cristino Nicolaides y Reinaldo Bignone.

El juicio oral principal - que incluye imputaciones por privación ilegal de libertad, tortura, asesinato, y otros delitos - comenzó el día 2 de noviembre de 2009 ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal nº1 de San Martín. El procedimiento está dividido en cuatro causas: nº 2023, nº 2031, nº 2034 y nº 2043. Héctor Ratto forma parte de la acusación así como de los 130 testigos. Es un antiguo trabajador de la fábrica de Mercedes-Benz en la localidad de González Catán (Buenos Aires), que presenció la detención ilegal y secuestro de algunos de sus compañeros, y la implicación en estos hechos de algunos ejecutivos y personal de la empresa.

En el procedimiento hay ocho imputados, entre los cuales destaca Reynaldo Benito Bignone, segundo comandante del "Comando de Institutos Militares" y presidente de facto de la Argentina entre el 2 de julio de 1982 y el 10 de diciembre de 1983. Otro de los imputados es Santiago Omar Riveros, antiguo comandante del "Comando de Institutos Militares", el cual, en diciembre de 2000, fue condenado a cadena perpetua junto al ya fallecido Carlos Guillermo Suárez Masón y otros por la Corte d'Assise de Roma (Tribunal de lo Penal), por el asesinato y tortura de varios ciudadanos italianos. En agosto de 2009, fue nuevamente condenado a cadena perpetua por el Tribunal que se encarga de la presente causa por la tortura y muerte del adolescente de 15 años, Floreal Avellaneda, y el secuestro y tortura de su madre, Iris Pereyra de Avellaneda. Fernando Verplaetsen y Osvaldo García, también imputados en la presente causa, fueron condenados a 25 y 18 años de prisión, respectivamente, por el caso Avellaneda.

Volver