Amigos del tribunal en los juicios por violaciones de derechos humanos en la dictadura argentina

El ECCHR, representado por su Secretario General, Wolfgang Kaleck, junto con el Profesor Honorario de la Universidad de Maastricht, Theo Van Boven, se presentaron en octubre de 2010 como amigos del tribunal (amicus curiae), mediante dos informes legales denominados "Violencia sexual como tortura" y "Crímenes de lesa humanidad en el marco de la represión militar", en los juicios orales en curso en Argentina por crímenes de lesa humanidad perpetrados durante la dictadura militar.

Así, el primer informe se centra en uno de los aspectos que viene surgiendo en las audiencias públicas en curso: los abusos sexuales cometidos por agentes militares, policiales, penitenciarios y de inteligencia como un método más de tortura para desintegrar la personalidad de los prisioneros, especialmente de las mujeres.

Si bien en cada centro existieron particularidades distintas, ha quedado demostrado que los abusos sexuales formaban parte de los métodos de tortura utilizados de forma sistemática dentro de todos los campos de exterminio de la dictadura.  En la ESMA, los oficiales de la Armada Argentina utilizaron a reclusas como  esclavas sexuales. Mientras que en el Atlético, el Banco y el Olimpo, las violaciones y otros abusos sexuales fueron cometidos contra prisioneras que, pese a hallarse en un estado de absoluta indefensión, padecieron diariamente estos crímenes, muchas veces en presencia de sus maridos e hijos.

Con el segundo amicus curiae, se pretende mostrar que la violación masiva de los derechos humanos cometida durante la dictadura cívico-militar en Argentina constituye una vulneración del derecho internacional, que no sólo afecta a las víctimas directas sino a la totalidad de la comunidad internacional. Tales conductas criminales merecen un tratamiento legal específico para que puedan ser debidamente calificadas de forma acorde a su elevado nivel de vileza y a su carácter sistemático. Por ello, el tratamiento legal que debería darse a estos delitos es el de crímenes de lesa humanidad.

En ambos documentos, los expertos europeos analizan la jurisprudencia internacional regional y nacional, llevándoles a las siguientes conclusiones: la violencia sexual, cometida especialmente contra las prisioneras, debe ser considerada como una forma de tortura y los delitos cometidos en el marco de la represión deben ser calificados como crímenes de lesa humanidad.

Wolfgang Kaleck, además de ser Secretario General del ECCHR, es abogado en los casos de argentino-alemanes víctimas de la dictadura, tramitados ante el Tribunal de Núremberg. Theo Van Boven, Profesor Honorario de Derecho Internacional en la Universidad de Maastricht fue Relator Especial sobre Tortura de las Naciones Unidas entre los años 2001 y 2004, siendo también destacable su trabajo como Director de la División de Derechos Humanos de las Naciones Unidas entre los años 1977 y 1982, en plena dictadura militar.

Su presentación en carácter de amigos del tribunal no sólo pretende mostrar el interés internacional que generan los procesos contra los delitos cometidos por la Junta militar que gobernó el país entre los años 1976 y 1983; sino también manifestar la importancia de que los tribunales argentinos, a través de sus decisiones, conformen y desarrollen el Derecho Internacional.

Si desea recibir los amicus curiae puede solicitarlos a ECCHR. Están disponibles en inglés y en español.