Procesos contra la dictadura argentina: la organización alemana “Coalición contra la Impunidad” presenta una denuncia

Entre los años 1976 y 1983 Argentina vivió uno de sus más duros momentos: una brutal dictadura militar cobró más de 30.000 víctimas, entre las cuales alrededor de cien personas tenían origen o ciudadanía alemana.
El abogado y secretario general del ECCHR, Wolfgang Kaleck, es también uno de los portavoces de la Coalición contra la Impunidad, la cual es una de las muchas instituciones que ha colaborado en el proceso de superación de la dictadura. La Coalición ha contribuido en forma determinante en la defensa de los derechos de los ciudadanos de origen alemán y de los alemanes que son parte de procedimientos penales ante autoridades alemanas. Su origen se remonta a la unión de organizaciones eclesiásticas, grupos de solidaridad, organizaciones de derechos humanos y de organizaciones de juristas, como el ECCHR. Fue fundada bajo la iniciativa del Premio Nobel argentino, Adolfo Pérez Esquivel, y de la portavoz de las “Madres de la Plaza de Mayo”, la alemana Ellen Marx, quien al igual que muchas de sus colegas ya ha fallecido.
 
En Alemania se han denunciado alrededor de 40 casos de víctimas de la dictadura militar argentina, dentro de los cuales se cuenta el caso de Elisabeth Käsemann. La hija del famoso Teólogo, Ernst Käsemann vivió y trabajó en los años setenta en Argentina, donde participó de forma activa en la resistencia contra la dictadura militar. En marzo de 1977 fue secuestrada y torturada por las fuerzas de seguridad argentinas y dos meses después fue asesinada con alevosía.
 
Dada la nacionalidad alemana de las víctimas, los tribunales alemanes son competentes para conocer de estos casos. Hasta hoy se han realizado extensas investigaciones por parte de la fiscalía, obteniendo resultados dignos de mencionar. Así, en el año 2003 el Juzgado de Primera Instancia de Nuremberg decretó una orden de detención contra los jefes de la Junta Militar Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera, por el asesinato de Elisabeth Käsemann y Klaus Zieschank; ambos ciudadanos alemanes. Videla y Massera fueron acusados como autores indirectos, en cuanto dirigían la organización que perpetró dichos crímenes. En ese momento, el Tribunal no consideró que la posible impunidad del antiguo Jefe de Estado y la del Comandante en Jefe del Ejército constituyera un problema, por lo que el gobierno alemán intentó activamente extraditar a los dos Generales desde el año 2004. Sin embargo, la Corte Suprema argentina denegó la solicitud de extradición el 2 de julio de 2008. Actualmente, Videla y Massera se encuentran bajo arresto domiciliario por sus numerosos crímenes y deberán enfrentar procesos penales en Argentina.
 
Próximamente, el gobierno alemán se hará parte  en el juicio llevado en Buenos Aires por el asesinato de Elisabeth Käsemann, mientras que la Coalición contra la Impunidad, por su parte, continuará participando en los procedimientos iniciados por los asesinatos y desapariciones de ciudadanos alemanes, desde tres ángulos distintos: como observadores del proceso, representando a las víctimas en acciones civiles y realizando acompañamiento de las víctimas.
El caso de Elisabeth Käsemann es uno de los tantos juicios que conforman la denominada “Mega-Causa ESMA” - proceso dirigido contra el centro de tortura de la Marina -, respecto de la cual Wolfgang Kaleck afirmó: “el objetivo final de los procesos penales llevados desde 1998 en Alemania y en otros países contra los militares argentinos, es acabar con la impunidad en Argentina, y mediante la reanudación de numerosos juicios y condenas de la primera dictadura militar en Argentina, conseguimos este objetivo, al menos parcialmente. Seguiremos luchando, en Argentina y desde Alemania, por la verdad y justicia para los 30.000 desaparecidos en Argentina”.
 
Durante el año 2004 otras investigaciones preliminares fueron suspendidas y los medios legales empleados no tuvieron éxito. Este es el caso de catorce sindicalistas de la fábrica de Mercedes Benz, en Buenos Aires, quienes fueron secuestrados y asesinados por los militares contando con la ayuda de la empresa, en los años 1976 y 1977. Este caso evidencia que a veces las empresas transnacionales participaron en los abusos a los derechos humanos cometidos durante la dictadura militar argentina. Este juicio fue llevado ante los fiscales de Nuremberg y Buenos Aires y ante los tribunales civiles de EE.UU..
 
En este caso, el abogado Wolfgang Kaleck presentó, en septiembre de 1999 una denuncia en nombre de las víctimas, dirigida contra el argentino-alemán Juan Tasselkraut, antiguo gerente de la planta de Mercedes Benz con sede en González Catán, Buenos Aires. Como consecuencia, se abrieron extensas investigaciones preliminares, las que finalmente fueron suspendidas. Además, en el año 2004 se presentó en EE.UU. una demanda por daños y perjuicios contra DaimlerChrysler, la cual fue rechaza en segunda instancia. El proceso penal contra DaimlerChrysler en Argentina aún se encuentra pendiente y debe dictarse sentencia. De todos modos, el ECCHR continuará colaborando en los procesos.