Asesinato de Luciano Romero, trabajador de Nestlé en Colombia

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos impide la demanda contra Suiza
 
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) no aceptó la demanda contra Suiza de la viuda del asesinado sindicalista y trabajador de Nestle-Cicolac, el colombiano Luciano Romero. La decisión fue tomada en marzo del 2015, carece de fundamentos y no existen recursos para oponerse a ella, de modo que todas las instancias para el caso Nestle/Romero disponibles en Europa, se agotaron. El 18 de diciembre del 2014 el ECCHR) presentó – a favor de la viuda de Romero - una demanda contra Suiza ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en Estrasburgo, amparándose en las disposiciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos, específicamente en el Derecho a la Vida (artículo 2) y en el Derecho a un Recurso Efectivo (artículo 13). El TEDH debía determinar si la justicia suiza investigó suficientemente la responsabilidad que cabe a Nestlé en el asesinato de Romero. El tribunal habría podido aclarar cómo es posible asegurar un verdadero acceso a la justicia para las víctimas de violaciones de los Derechos Humanos, tal como lo prescriben  los Principios Rectores de los Negocios y los Derechos Humanos.
 
No hay aclaración para el rol de Nestlé en el caso Romero
  
La justicia suiza desestimó todas las demandas contra Nestlé en el caso Romero. Finalmente, el Tribunal Federal se remitió a declarar la prescripción del delito en julio del 2014. “Prescripción, falta de competencia, problemas en la investigación, siempre son los mismos argumentos. Rara vez una empresa europea es declarada responsable en su estado de origen, por violaciones a los derechos humanos cometidas en el extranjero” señaló Kaleck. “Lo que nos falta en Europa ¡es tener un catálogo de los deberes de diligencia de las empresas en materia de derechos humanos!”
 
Según las estadísticas colombianas, desde 1986 cerca de 3.000 sindicalistas han sido asesinados en dicho país, entre los cuales 13 eran trabajadores de Nestlé. “Ni los directivos de Nestlé ni las autoridades suizas, pueden aseverar haber desconocido la violencia en Colombia o haber sido impotentes ante ella”, dijo el Secretario General de ECCHR Wolfgang Kaleck. “En Colombia los/las sindicalistas son asesinados sistemáticamente. El asesinato de Luciano Romero no es un caso aislado” afirmó Javier Correa, presidente del Sindicato Nacional de la Industria Agroalimentaria colombiana SINALTRAINAL, quienes junto a abogados/as colombianos y suizos respaldan la demanda presentada.  
 
El asesinato de Luciano Romero
 
El 10 de septiembre de 2005, el dirigente sindical, activista defensor por los derechos humanos y entonces trabajador de Nestlé-Cicolac, Luciano Romero, fue secuestrado, torturado y asesinado por miembros de un grupo paramilitar en Valledupar (Colombia). El asesinato fue precedido por numerosas amenazas de muerte y ocurrió en el  contexto de un dilatado conflicto laboral entre el Sindicato Nacional de la Industria Agroalimentaria colombiana SINALTRAINAL y la subsidiaria de Nestlé, Cicolac.
 
El sindicato SINALTRAINAL informó desde un inicio sobre las amenazas de muerte contra Romero y otros de sus miembros, tanto ante la subsidiaria de Nestlé en Colombia, como ante la casa matriz en Suiza. Sin embargo, en lugar de ser tomadas las medidas de protección adecuadas, Romero y sus colegas fueron acusados de ser presuntos miembros de la guerrilla, exponiéndolos aún más. Por su parte, Nestlé en Suiza no hizo nada para detener las amenazas ni la difamación. 
 
Los/las autores/as materiales del asesinato de Luciano Romero fueron condenados en Colombia. El juez colombiano afirmó en su sentencia que el papel de Nestlé en los hechos había sido relevante y ordenó realizar las investigaciones correspondientes. Sin embargo, esta decisión nunca fue cumplida por las autoridades encargadas de la persecución penal en Colombia.
 
La denuncia de ECCHR contra los directivos de la multinacional Nestlé en Suiza
  
El 5 de marzo de 2012, ECCHR junto con el sindicato colombiano  SINALTRAINAL, presentaron una denuncia penal ante la fiscalía del cantón suizo de Zug contra de los directivos de Nestlé y también contra la empresa misma. En los cargos señalan, que los/las ejecutivos/as de Nestlé incumplieron irresponsablemente su deber de evitar los actos delictivos cometidos por grupos paramilitares y no tomaron las medidas adecuadas para proteger a los sindicalistas. El fiscal en Zug por su parte, redirigió el caso a la fiscalía del cantón de Waud, competente en el lugar donde se encuentra la segunda sede comercial de Nestlé. Finalmente, el 01 de mayo de 2013 la fiscalía decidió no iniciar ningún tipo de procedimiento. 
 
La fiscalía no se refirió específicamente a los argumentos de fondo de la denuncia y simplemente concluyó el caso afirmando que la acción penal había prescrito. Todas las quejas formales presentadas por la viuda de Romero contra el cierre del caso, fueron desestimadas en todas las instancias, la más reciente de ellas mediante sentencia del Tribunal Federal suizo, con fecha 21 de julio de 2014.
 
El Tribunal Federal suizo respaldó la posición de la fiscalía y de los tribunales cantonales en cuanto a la prescripción del delito, alejándose así del criterio sostenido por el Consejo Federal y por gran parte de la doctrina, quienes consideran la responsabilidad penal de la empresa como un delito continuado y por lo tanto, no prescrito.  El Tribunal Federal por su parte, cerró el procedimiento por motivos formales. 
 
El argumento del plazo de prescripción, es una muestra clara de la urgencia de una reforma en este sentido. De hecho, el caso Nestlé / Romero es un precedente claro del beneficio que reportan las investigaciones largas a las empresas con estructuras organizativas muy complejas.
 
De todos modos, el Tribunal Federal estableció las exigencias que deben cumplir concretamente las empresas: deben encargarse de "definir con claridad las competencias y las responsabilidades internas " así como "tener planes de trabajo precisos y nominativos”, pero la cuestión sobre si Nestlé cumplió esos deberes en el presente caso, es una interrogante abierta y aún sin investigar.
 
Así, sólo era posible recurrir al TEDH, como lo hizo el ECCHR y la viuda de Romero en diciembre del 2014, en la demanda contra Suiza. Lamentablemente, también esta instancia fue, sin razón, rechazada en marzo del 2015.
 
El caso de Luciano Romero como un ejemplo de la persecución sistemática de sindicalistas en Colombia se presentó además ante la Corte Penal Internacional en La Haya. La justicia colombiana lo tipificó explícitamente como crimen de lesa humanidad.
 

Comunicado de prensa: la justicia suiza no aclara el asesintato de Romero (francés)

Communique_Nestle_Suisse_CEDH_2014_12_18.pdf (218.4 KiB)

Documental: Radio Télévision Suisse / Temps Présent del 28 de febrero de 2013 (francés / español)