¿Quién paga por nuestra moda? Incendios en la industria textil en Asia

Víctimas de incendio en Paquistán demandan a KiK

Justicia y no limosna, responsabilidad y no libre voluntad, de eso se trata. Ése es el llamado hecho por los sobrevivientes y familiares de las víctimas del fatal incendio de la empresa textil Ali Enterprises en Karachi (Paquistán). En septiembre del 2012 murieron ahí 260 personas y 32 resultaron heridas. La empresa de retail discount alemana KiK reconoció expresamente ser el principal cliente de empresas Ali Enterprises.
 
Triunfo parcial en el juicio contra KiK ante los tribunales alemanes
 
El 13 de marzo del 2015 cuatro de los afectados por el desastre presentaron una demanda por compensación ante el tribunal regional (Landsgericht) de Dortmund. Muhammad Hanif, Muhammad Jabbir, Abdul Aziz Khan Yousuf Zai y Saeeda Khatoon son miembros de la agrupación de afectados por el incendio Baldia Factory Fire Affectees Association y buscan recibir cada uno una compensación de 30.000 Euros.
 
El 30 de agosto del 2016 el tribunal resolvió que es competente y que los demandantes no deberán asumir los costos del juicio. Este es el primer paso para que los tribunales alemanes  conozcan de los casos de violaciones de los derechos humanos cometidas por empresas alemanas en el extranjero.

Nota de Prensa Kik 30 de agosto 2016

Press Release KIK_20160829.pdf (202.2 KiB)

El ECCHR apoya a la Baldia Factory Fire Affectees Association

El European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR)y medico international apoyan la demanda presentada por el abogado de Berlín Remo Klinger.

Producción textil en Asia: las empresas europeas deben asumir su responsabilidad

“Al igual que en muchos otros países de Asia, los trabajadores de Karachi pagaron la ropa de KiK con su vida y su salud” dice el secretario general del ECCHR Wolfgang Kaleck. Hanif sobrevivió al incendio pero resultó con graves heridas. Jabbir, Zai y Khatoon perdieron cada una a un hijo en el incendio. “Ellos quieren que por fin se haga justicia”. El caso contra KikK debe dejar en claro que las empresas transnacionales son responsables por las condiciones de trabajo que brindan sus subsidiarias y proveedores en el extranjero. “KiK intentó callar a los sobrevivientes con “limosnas”. Ahora las víctimas dan la pelea. Con su caso mandan una fuerte señal de oposición a las políticas de impunidad” dice Thomas Seibert, coordinador para el sur de Asia en medico
 
Justicia en vez de pagos a corto plazo
 
KiK pagó y brindó cierta ayuda inmediata, pero luego la empresa se negó a compensar por la pérdida de ingresos que sufrieron muchas personas que son el sostén económico de sus familias. Luego de dos años de negociaciones, la empresa hizo una oferta de compensación insatisfactoria en diciembre del 2014. “KiK dijo claramente que no habría compensaciones” dice el abogado Klinger. KiK no quiere comprometerse a pagar compensaciones a largo plazo. La Baldia Factory Fire Affectees Association rechazó la oferta y seleccionó a los cuatro demandados.
 

Video: "Pakistan - Cheap clothes, fatal working conditions"

Carta abierta de ONGs paquistaníes y europeas a la retailer alemana KiK (inglés)

Letter-Kik Sept 10 2015 - FINAL- all logos.pdf (290.0 KiB)

Informe del caso: KiK/Paquistán (inglés)

KiK_Pakistan_CaseReport.pdf (285.2 KiB)

Globalización de la industria ¿la supervisión se privatiza? (inglés)

KiK_Pakistan_PolicyPaper_supply chains.pdf (343.9 KiB)

Acciones legales por incendio en la industria textil de Karachi, Paquistán

El 9 de mayo del 2014 el ECCHR presentó ante el Tribunal Superior de Sindh, Karachi un informe jurídico, exigiendo ampliar las investigaciones criminales en el proceso contra Ali Enterprices. En el escrito piden investigar el rol de las empresas KiK y la empresa italiana de certificación Rina. “Existe evidencia de que KiK Y RINA contribuyeron al incendio al no adoptar los estándares de seguridad adecuados”, dice said Miriam Saage-Maaß del ECCHR. “Según las normas internacionales de derechos humanos, las autoridades paquistaníes tienen el deber de examinar la evidencia, y si es procedente, hacer responsables a estas empresas internacionales”.
 
La fábrica textil de Ali Enterprise, en el distrito industrial de Baldia Town en Karachi, se derrumbó completamente el 11 de septiembre del 2012. Los trabajadores no pudieron escapar a tiempo de las llamas, porque barras obstruían las ventanas y las puertas de emergencia estaban bloqueadas. Más de 280 personas perdieron la vida y cientos resultaron heridas. El incendio fue la catástrofe más devastadora hasta la fecha en una fábrica paquistaní. La empresa textil alemana KiK,  adquiría al menos el 70% de la producción de la fábrica, según la información de la propia empresa de retail. Sólo unas semanas antes del incendio, la empresa italiana de certificación RINA había otorgado a la fábrica el certificado SA 8000, que supuestamente, es una garantía de seguridad y estándares mínimos en los lugares de trabajo. Mientras que KiK al menos llegó a un acuerdo preliminar con las organizaciones paquistaníes en cuanto a los daños, RINA hasta hoy no ha mostrado interés alguno en participar en las compensaciones. La distribución de compensaciones ofrecida por KiK es guiada por una comisión independiente designada por el Tribunal Supremo de Sindh.
 
Los dueños de la fábrica ahora son sometidos a investigaciones criminales en Paquistán. Los abogados de los afectados por el desastre, iniciaron acciones por negligencia contra las autoridades regulatorias paquistaníes y contra las autoridades del Ministerio Público encargadas de analizar las circunstancias del incendio. El ECCHR considera esencial investigar exhaustivamente cómo ocurrió la tragedia y el rol jugado por las empresas internacionales. Por eso, si bien apoyamos los procedimientos en Paquistán, si éstos son insuficientes, no descartamos iniciar acciones en Europa.

Amicus Curiae en los procedimientos criminales en Paquistán (inglés)

Summary Amicus Brief to the High Court of Sindh_20140814.pdf (103.1 KiB)

Empresas europeas responsables por sus subsidiarias: KiK, Lahmeyer, Danzer y Nestlé.

Policy Paper Sorgfaltspflichten_20150616.pdf (193.0 KiB)